lunes, 10 de noviembre de 2008

SE BUSCA LIDER ESPIRITUAL



En la busqueda de la verdad literaria he entrado en contacto con un profesor de literatura, experto en concreto en la rusa y habló diciendo:

"Me asombra que hayáis leído Rudin, que no es un texto demasiado conocido, aunque sí importante.
Creo que debéis seguir una línea cronológica, desde el romanticismo de Pushkin (Eugenio Oneguin, por ejemplo) y Lermontov (El héroe de nuestro tiempo), y luego meteros con Gogol (Los relatos de San Petersburgo, y si os atrevéis Almas muertas). Toda nuestra literatura confesó, creo que fue Dostoyevski, sale de El capote, de Gogol –uno de sus relatos. Más tarde ya, vía Turgueniev y Dostoyevski, tendríais que llegar a Tolstoi y Chejov. Una cosecha inmejorable."
Además me pasó una cuadro de Cronología de la gran literatura rusa del XIX que llevaré a la próxima reunión. Quizás desde esta base se podría, ayudándonos de alguna enciclopedia de literatura o incluso, simplemente, de algún libro de texto de bachillerato elaborar una buena base desde la que partir en busca del camino ... y no el del Balaguer, tan de moda de nuevo.

8 comentarios:

The cat dijo...

Eugenio Oneguin (Евгений Онегин en ruso) es una ópera en tres actos, (llamada Escenas Líricas), con música de Chaikovski y libreto de K. Shilovski y Modest Chaikovski, hermano del compositor, basado en la novela homónima en verso de Alejandro Pushkin, publicada en 1831. Chaikovski no consideraba la obra propia de un Teatro público, así que decidió estrenarla en una función para el Conservatorio de Moscú, a cargo de un grupo de estudiantes, el 29 de marzo de 1879. Posteriormente se estrenaría en el Teatro Bolshoi de Moscú.

Las partes más conocidas de la ópera incluyen el aria de la carta de Tatiana, la reflexión de Lenski antes del duelo y el aria del príncipe Gremin sobre Tatiana. La música también incluye varios ballets bastante conocidos.

Eugenio Onegin es parte del repertorio operístico, se suele interpretar con regularidad y existen varias grabaciones

No es curioso McCorroe ahora vamos a entender lo tuyo con Chaikovski!!!!
...Era la llamada de tus ancestros hacia los orígenes...

Mdelaté dijo...

Tan acostumbrada ya, a la poca productividad de este blog que habia perdido la costumbre de asomarme a ver si habia algo y cual ha sido mi sorpresa al encontrarme este articulo con casi 2 dias de antiguedad.
Yo no sé si estoy preparada para tanto ruso, con la tarea que tengo por delante, de momento tengo más que suficiente. De momento, repito, dejando a un lado las obviedades de lo que es y representa la obra que de eso no voy a hablar, se me hace un poco cuesta arriva esa forma tan dramatúrgica y teatral de escribir, a lo mejor para los entendidos estoy diciendo una barbaridad, pero como de lo que se trata es de compartir "emociones e impresiones" pues os digo que las emociones que me provoca no son las más adecuadas para mi estado de ánimo. Por otra parte me llama la atenció así de pasada varias cosas, por ejemplo que como Turgueniev, nombra los sitios con las iniciales y no sé porqué lo harian así, otra que se ve que el amor por los vapores etilicos de los rusos les viene de lejos, y también me sorprende un poco la defensa del honor de las féminas, seguramente debe ser por mi ignorancia y a lo mejor es una de las caracteristicas de la literatura de la época. Así que, a ver si alguien más instruido me lo explica.

King Crimson dijo...

Estoy completamente en desacuerdo contigo. Considero que no hay necesidad de ningún tipo de líder espiritual ni de ningún guía que marque nuestros pasos. Creo que la idea general del grupo es perfectamente válida y que lo único que debemos hacer es pulir ciertos aspectos.

PD. Hoy no he podido centrarme en la ardua tarea de realizar ningún tipo de aportación pues he estado liado poniendo en orden el piso. No prometo nada pero espero no tardar demasiado en ponerme al tajo y empezar a ser productivo para este bello ejercicio que nos traemos entre manos.

King Crimson dijo...

El Siglo de Oro de la literatura rusa (siglo XIX)


El siglo XIX es conocido tradicionalmente como “El Siglo de Oro” de la literatura rusa. Tanto la poesía como la prosa llegaron a su máximo apogeo. A principios de siglo la corriente principal de la literatura rusa era el Romanticismo, aunque más tarde sería el realismo literario el que alcanzaría mayor importancia.
La vida literaria de la primera mitad del siglo XIX era muy animada y variada. La sociedad rusa de la época estaba profundamente influida por las guerras napoleónicas y por la victoria de Rusia en la primera Guerra Patriótica de 1812. Las amplias capas de la población experimentaban el auge del patriotismo y se interesaban por las ideas de la revolución francesa. En esta época aparecieron diversas revistas políticas y literarias: El Mensajero de Europa (Karamzin), La Estrella Polar (Ryléyev), El Contemporáneo (Pushkin) y, algo más tarde, El Telégrafo de Moscú (Polevoi), El Telescopio (Nadezhdin), etc. La vida espiritual de la época ejercía influencia en las principales corrientes literarias. El romanticismo en Rusia se desarrolló de dos maneras diferentes: el supuesto romanticismo progresivo representado por Kondrati Ryléyev, Wilhelm Küchelbecker, Aleksandr Bestúzhev (Marlinski), Aleksandr Odoyevski, Denís Davýdov (un héroe de la Guerra de 1812), Nikolái Yazýkov, Dmitri Venevitinov y Yevgeni Baratynski. Los temas principales de su poesía son algunos de los acontecimientos claves en la historia rusa, la libertad, el patriotismo y algunos motivos folclóricos rusos. El golpe más duro para las aspiraciones idealistas del romanticismo progresivo fue asestado por la derrota en la rebelión de los decembristas en 1825, como resultado de la cual muchos participantes de la rebelión, como miembros de las familias nobles de Rusia, poetas y figuras públicas, fueron ejecutados o deportados a Siberia. El romanticismo pasivo o tradicional se encuentra representado por las obras de Vasili Zhukovski. Asimismo, hay una auténtica lucha entre eslavófilos y occidentalistas.
Aleksandr Pushkin se alza sobre todos los otros poetas rusos. Poseía un genio universal; reformó la lengua literaria rusa rompiendo con la tradición del siglo XVIII, escribía consumados poemas líricos, poemas épicos (Poltava, El jinete de bronce, Eugenio Oneguin), potentes obras dramáticas en versos (Borís Godunov, Pequeñas tragedias), prosa brillante (Cuentos del difunto Iván Petróvich Belkin, La dama de picas, La hija del capitán, Dubrovski), cuentos en verso (Ruslán y Liudmila , Cuento del zar Saltán, Cuento de la princesa muerta y los siete caballeros). Se convirtió en la figura central de la poesía rusa del siglo XIX, eclipsando a otros poetas, talentos que en otras circunstancias podrían haber sido el honor de cualquier literatura nacional. Influidos por Pushkin, una serie de poetas asumió su voz recién desaparecida: Antón Délvig, Piotr Pletniov, Piotr Viázemski, Pável Katenin y algunos otros, la llamada Pléyade pushkiniana.
Después de la trágica muerte de Pushkin la antorcha de la poesía rusa pasó a manos de Mijaíl Lérmontov. En sus primeros poemas imitó a Pushkin y a Byron, pero su estilo poético se afianzó enseguida, se percibe claramente en el cambio de temas como, por ejemplo, en el poema La vela en el que habla de un bienestar que solo se consigue luchando. En otros poemas refleja con vehemencia el pensamiento y los sentimientos de los jóvenes estudiantes que se rebelan y muestran su indignación ante la situación del siervo, el rechazo del despotismo zarista y la apasionada aspiración por la libertad. Sus obras más destacadas son sus versos líricos, Valerik, Borodinó, El demonio, El novicio, el drama El baile de máscaras, la novela Un héroe de nuestro tiempo.
Otros poetas notables de la primera mitad del siglo XIX son Iván Krylov, el fabulista, poeta y dramaturgo Aleksandr Griboyédov, poetas como Yevgeni Baratynski, Konstantín Bátiushkov, Alekséi Koltsov, Iván Kozlov, Piotr Pávlovich Yershov.
La prosa de la primera mitad del siglo XIX es representada por las novelas grandes de Pushkin, Lérmontov y por las obras de un genio más de la literatura rusa como es Nikolái Gógol. Sus obras más destacadas son Las veladas de Dikanka, Tarás Bulba, Las almas muertas, la comedia El inspector.
La segunda mitad del siglo XIX veía la emancipación de los siervos de 1861, la humillación nacional en la Guerra de Crimea y la victoria triunfal en Guerra Ruso-Turca, 1877–1878 liberando a las gentes eslavas de los Balcanes del yugo turco. En total, la sociedad estaba profundamente influida por las ideas democráticas y humanas del siglo.
La poesía de la segunda mitad del siglo XIX es principalmente filosófica y realística. Los poetas más notables del momento son Nikolái Nekrásov, Fiódor Tiútchev, y Afanasi Fet. Otros poetas notables son Alekséi Konstantínovich Tolstói (quien también escribía prosa y dramas teatrales),Apolón Maikov, Iván Nikitin, Alekséi Pleschéyev.
Si la primera mitad del siglo fue la edad de oro de la poesía rusa, la segunda mitad del siglo fue la edad de oro de la prosa rusa. Los gigantes de la época son Lev Tolstói, Fiódor Dostoyevski, Nikolái Leskov, Iván Turgénev, Mijaíl Saltykov-Shchedrín, Iván Goncharov, Dmitri Mamin-Sibiriak, Vladímir Korolenko, Antón Chéjov. Otros escritores notables son Sergéi Aksákov, Aleksandr Gertsen, Nikolái Chernyshevski, Kozma Prutkov (un pseudonimo colectivo) el satirista, Dmitri Písarev, Alekséi Písemski, Gleb Uspenski, Konstantín Staniukovich, Vsévolod Garshin, Fiódor Reshétnikov. El dramaturgo más notable fue Aleksandr Ostrovski. La literatura publicitaria del siglo XIX estaba representada por las obras de Vissarion Belinsky, Nikolái Dobroliubov, Aleksandr Gertsen y Nikolái Ogariov.
En los últimos años del siglo Nikolái Garin-Mijáilovski, Aleksandr Serafímovich, Aleksandr Kuprin, Iván Bunin, Leonid Andréyev salieron a escena literaria.

McCorroe dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
McCorroe dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
McCorroe dijo...

Una duda me corroe, haciendo gala de mi "nombre", y no es una duda literaria, -eso en tu interesente e instructivo comentario ha quedado muy claro, de hecho ya hay lecturas que me parecen muy apetecibles, que antes desde luego, no, para nada-, y es a qué obecede tu nombre que me deja un poco perpleja.
He visto que hay un grupo musical inglés, formado en 1968, precursor del rock progresivo -wikipedia dixit, perdona mi incultura musical-.

louise dijo...

Sobre Lev Tolstói, otro grande de los rusos, hoy he leído en prensa un artículo sobre la publicación de su "correspondencia", cartas en las que se descubren las distintas etapas del escritor ruso: de prostibulario y jugador a hombre lleno de sentimientos de culpa que busca el ascetismo. Cartas de diálogos con Herzen, Turguéniev, Satrájov y otros, así como algunas dirigidas a su familia.
Al mismo tiempo, se ha puesto a la venta "La última estación", de Jay Parini, la última estación , el último año en la vida de Tolstói, intimidades postreras de unos de los mayores novelistas y de sus seres más allegados.
-Creo que resultaría interesante leerlo-