lunes, 5 de enero de 2009

Puskin.... toda una incógnita para mí.

La hija del capitán:

Aunque a medida que avanza el libro me está gustando más, no he tenido la sensación de estar leyendo una obra maestra (desde mi ignoracia literaria, por supuesto), así que me intriga mucho saber por qué se le considera tan importante.

Os extraigo algunas reseñas que se pueden leer en el prólogo de la edición que estamos leyendo, y que al menos a mí, como poco, me han alentado a "investigar" algo más sobre Pushkin:
  • "En la literatura y en la cultura rusas hubo sólo un momento, un estallido en que brilló la posibilidad de un Renacimiento: la aparición de la obra de Pushkin....."
  • "Puskin, además de moldear el crisol en el que se ha forjado la lengua literaria rusa moderna, es hasta hoy el artista insuperado en la poesía y el adelantado de la primera prosa moderna rusa...."
  • "...sobre sus primeros pasos en el relato y la novela se construye la obra de Gógol, de cuyo Capote, en palabras de Dostoyevski, salieron todos los novelistas rusos del siglo pasado."
  • "Tal vez, no sea inútil recordar que las clases cultas rusas hablaban y escribían en francés [....]. Por ejemplo, sólo después de casado escribirá a su mujer en ruso [...]. Así pues, será Pushkin quien empiece a narrar en una lengua moderna de las desventuras y dichas de unos personajes rusos, propios, que se convertirán en eternos gracias a su pluma."


Podría seguir resaltando párrafos enteros en los que se habla de su grandiosidad, pero no quiero aburriros. Es en este tipo de obras en las que más noto que nos quedamos muy cortos a la hora de saber como valorar una obra y su autor....


Sin embargo, por contra, he de decir que en lo que sí que avanzamos mucho, es en la manera en que conseguimos enlazar unos autores con otros, como logramos saltar de una obra a otra a través de la búsqueda quizá por una reseña encontrada en un libro, quizá por una frase cualquiera... el caso es que acabamos descubriendo autores o libros que nunca hubieramos leído de no participar en "este nuestro club". Y como muestra un botón:


"Hoffmann, Sterne, Walter Scott, Cervantes, Shakespeare y muchos otros maestros sobrevuelan la obra de Pushkin.[...] Pushkin se prolonga en El inspector y Las almas muertas de Gógol, da vida a la lengua melódica y plástica de Turguéniev, crea los cimientos para los saltos en el vacío, para las inmersiones anímicas de Dostoievski. El viejo Tolstoi se reconciliará en Jadzhi-Murat con la transparente brevedad del maestro; el trazo preciso y magistral de Chéjov nace las finas líneas descriptivas del autor de El maestro de postas."


Me comprometo a buscar información y resumirosla el próximo miércoles sobre Hoffmann, Sterne y Walter Scott. (Si no recuerdo mal Hoffmann era un músico??).


Por último y por no agobiaros más os dejo otra anotación y ésta seguro que le gusta a The Cat:
"Aleksandr Chudakov, uno de los mejores conocedores de Antón Chéjov, [...], en el lugar donde recogía la bibliografía recomendada sobre Pushkin, tenía apuntado el consejo de Bondi: Releer a Puskin."


Hasta el miércoles.....

6 comentarios:

King Crimson dijo...

Agradeciendo a la amiga Thelma por el desvirgamiento del año en cuanto a comentarios en el blog se refiere, ahí dejo una pequeña reseña sobre Hoffmann que puede aclarar ciertos temas recurrentes dentro del período romántico.

E.T.A. Hoffmann

(Ernest Theodor Amadeus Hoffmann; Königsberg, hoy Kaliníngrado, Rusia, 1776-Berlín, 1822) Escritor y compositor alemán. Hijo de un abogado, su tercer nombre era originalmente Wilhelm, pero más tarde adoptó el de Amadeus en honor a Mozart. Estudió derecho en Königsberg, y empezó en Glogau su carrera administrativa, que lo llevó a Berlín, Poznan y Plock. De 1804 a 1807 residió en Varsovia, donde vivió una época de intensa actividad profesional y artística: creó una orquesta, organizó conciertos y se dedicó a la composición.

La invasión napoleónica le obligó a regresar a Berlín, ciudad que abandonó en 1808 para trasladarse a Bamberg, en Baviera, donde residió hasta 1813 viviendo en exclusiva de su arte: trabajó en el teatro que dirigía su amigo Holbein y se dedicó a tareas tan diferentes como director de orquesta y arquitecto. Fue en esta época cuando publicó sus Fantasías a la manera de Callot (1814-1815). En 1814 aceptó el cargo de consejero de justicia del tribunal de Berlín, sin que por ello se resintiera su ingente producción literaria de aquellos años.

Su fama se debe más a su obra como escritor que a sus composiciones. Adscrito al Romanticismo, donde más destacó su gran personalidad fue en sus CUENTOS FANTÁSTICOS, en los que se mezclan el MISTERIO y el HORROR, y que han alcanzado fama universal. En ellos crea una ATMÓSFERA en ocasiones de PESADILLA ALUCINANTE, y aborda temas como EL DESDOBLAMIENTO DE LA PERSONALIDAD, LA LOCURA y EL MUNDO DE LOS SUEÑOS, que ejercieron gran influencia en escritores como Victor Hugo, Edgar Allan Poe y el primer Dostoievski.

Las historias de Hoffmann son «SINIESTRAS», en el sentido que dio Freud a esta expresión: el efecto de horror y extrañamiento que produce la repentina realización en el mundo real de los temores supersticiosos o infantiles. Muchas de sus novelas cortas más famosas fueron reunidas en dos volúmenes bajo el título de Piezas fantásticas (1814-1815), que también contienen una colección de crítica musical y sus propias ilustraciones. El cariz fantástico de la mayor parte de estas obras atestigua la viva imaginación del autor, que se apoya en sus grandes y sutiles dotes de observación. Sueño y realidad se confunden en el espíritu del autor que percibe –como él mismo dejó dicho– las cosas «invisibles para los ojos terrenos».

La rica imaginería literaria de Hoffmann inspiró a Jacques Offenbach su ópera Cuentos de Hoffmann, tal como Chaikovski transformó su cuento Cascanueces en un ballet en 1892 y Léo Delibes se basó también en el escritor para la creación de su ballet Coppélia en 1870. Del mismo modo, Kreisler, uno de los personajes de uno de sus cuentos, Las opiniones del gato Murr sobre la vida, inspiró a Robert Schumann su obra para piano Kreisleriana. Hoffmann escribió también numerosas piezas para piano, música de cámara, lieder, coros, música religiosa y óperas, entre las que destaca por su calidad Ondina (1816), ópera romántica que ejerció cierta influencia sobre Weber. En su labor como crítico musical, fue un entusiasta de Beethoven.

PD para el grupo en general: Tras escuchar los primeros comentarios sobre La hija del capitán debo reconocer que quedé un poco desilusionado pues es una obra que había recomendado fervientemente su lectura.

Sé que una vez leído Dostoievski todo lo demás se queda pequeño, como si no tuviera valor alguno...

Sin embargo, la lectura de Pushkin es básica como precursor de toda la Edad de Oro que surgió posteriormente con fuerza inagotable.

No se puede entender gran parte de la literatura posterior sin haber leído a Pushkin así que os animo a disfrutar de este gran clásico ruso en su justa medida.

Os deseo a todas que tengáis un feliz año.

King Crimson dijo...

Una cosa más que importante que se me olvidaba decir:

Espero que los Magos de Oriente os traigan para el ¡ya! presente año muchas ilusiones,grandes esperanzas como el título de la obra de Dickens indica, amistades perpetuas, obras maestras y selectas para leer.....

Tronky dijo...

A mi si me ha gustado, es una lectura fresca y agradable, que te mete muy bien en el ambiente y los personajes, que te enseña una sociedad distinta a la del libro anterior y unas personas sencillas y sin complicaciones que viven sus vidas sin traumatismos ni problemas de conciencia, aunque como dice Crimson después de crimen y castigo parece que todo se nos queda pequeño, pero yo te doy mi voto a favor, pués he disfrutado con la lectura.

Mdelaté dijo...

Me has quitado el articulo de la punta de los dedos, la pregunta que me estoy haciendo desde que empecé a leer es ¿Porqué se supone que es tan bueno?. Al terminar he tenido que leer la introducción para ver si lo entendía, y me tengo que creer lo que personas que saben de lo que hablan me cuentan, pero no nace de mi criterio bueno o malo, pero que es el que en definitiva cuenta para mi. Una de las frases de la introducción de Ricardo San Vicente dice, " El eje central de esta novela simétrica y equilibrada será el honor" estoy de acuerdo en lo del honor, pero el resto yo lo diría de otra forma "plana y aburrida", por lo tanto digo que no dudo todo lo que se diga en su favor, pero para mi cuenta lo que yo he sentido leyendola, y me atrevo a hacer una pregunta que os prometo que no es nada capciosa ni tampoco una afirmación, si no una pregunta de verdad para que si alguien quiere me la conteste, ¿Porqué es mejor este libro, que por ejemplo "El médico?. Seguramente mis espectativas eran demasiado grandes.

Mdelaté dijo...

King (te llamaré solo por el nombre) no te desanimes, esto de recomendar y no acertar con todo el mundo nos ha pasado ya a todas. De todas formas insisto en que seguramente soy yo la que no ha sabido ver y a lo mejor deberiamos probar con otra obra para no quedarnos con este poquito de Pushkin

McCorroe dijo...

Te ho tinc que dir en idiomes: benvinguda, i esperem que este artìcul no siga "flor de un día". No tinc temps de més perque tinc que dedicar-me a coses més pedestres, (el sopar, la roba...) però en la reunió comentarem, espere, coses que em pareixen molt interesants.
Fins després.