miércoles, 29 de octubre de 2008

La novela que yo he visto


Dadas las circunstancias que nos vuelven a obligar a descombocar la reunión, y que por supuesto huelga decir lo que espero y deseo al respecto, digo, ya que no nos reunimos voy a aprovechar el tiempo y recuperar la antigua tarea de expresar, si soy capaz, mis emociones post Pastoral americana.
Acabo de acabar, valga la redundancia, de leer la última página y a lo mejor es demasiado pronto porque todavia no ha madurado en mi cabeza, pero así en caliente me parece una novela redonda, perfecta. Ya dije al principio que me daba mucho pudor decir algo sobre Philip Roth y su obra, porque ya hay mucho dicho y escrito, pero tengo que repetir que hacia tiempo que no leia una novela tan redonda, tan perfecta. Perfecta en su narración, en sus descripciones como decia Tronky, pero creo que describe tan bien el alma humana que todo lo demás se diluye.
Deja un montón de frentes abiertos sobre los que meditar, por una parte la demolición del sueño americano y todo lo que representa, lo que significa para el americano medio la familia, la politica, la religión, el gran drama de la guerra de Vietnam tan presente en su cine y su literatura, pero sobre todo lo que más me ha impresionado
es el desgarro de unos padres ante una hija con su individualidad y su persona y su forma de ver la vida, que en este caso es extravagante, por llamarla de un manera suave pero que en cualquier caso es su vida y no tenemos la llave para meternos en ella, como veis sin darme cuenta estoy personalizando. Por otro lado está la relación del Sueco con su mujer,con sus padres, lo que se esfuerza el pobre para al final no llegar a ningún sitio. Hay un párrafo muy esclarecedor de lo que intento decir
...Penetrar en el interior del prójimo era una habilidad o capacidad que el Sueco no poseia. No tenia lacombinación de esa cerradura. A quien presentaba los signos de la bondad lo tomaba por bueno; a quien presentaba los de la lealtad lo tomaba por leal; a quien presentaba los de la inteligencia lo tomaba por inteligente. Y por eso no había logrado ver en el interior de su hija , de su esposa, de la única amante que había tenido, y probablemente ni siquiera había empezado a ver en su propio interior
.
Bueno, que me ha gustado tanto que mientras empezamos Crimen y castigo, voy a repetir autor y voy a leer Elegía que es cortito y me dará tiempo.
Mucha fuerza a mi amiga Pilar.

3 comentarios:

louise dijo...

No pude asistir a la reunión de este miércoles, pero como veo por el comentario no se celebró.
LLevo la novela muy avanzada, pero con este comentario tan clarificador me entran más ganas, si cabe, de terminarlo. Una vez acabado os comentaré mis impresiones sobre él.

Tronky dijo...

Sigo con Pastoral y después de leer a Mdelate y compartir todo lo que escribe, tambien creo, que no se acaba el libro cuando se acaba, que sigo leyendo y avanzando por terminarlo, pero detendria la lectura en muchos momentos para releer lo que acabo de pasar y meditar.No sé si me explico pero por poner un ejemplo, la con versación con el hermano cuando le pide ayuda es tremenda, lo que le recrimina su hermano, el problema de sus buenos modales que le llevan a no enfrentarse a nada.Ese pasaje es de un realismo y una crudeza increibles que os digo de verdad que sentí un nudo en el estómago , al escuchar a cada hermano y lo más curioso es que empatizaba con los dos, creo que el alma humana tieno algo de los dos puntos de vista, en fin que me ha parecido magistral.Otra cosa, ya quiero mucho a mis nuevos alumnos y casi no me acuerdo de los otros(es que no me da tiempo)Que voluble es el ser humano!

The cat dijo...

Yo también ando aún por ahí, con las atrasaditas, acabando este, sin duda gran libro, que espero desgüacemos en la siguiente reunión, por aquello de sacarle la entraña y con ello nuestras visceras, para vivirlo y revivirlo y así que se cumpla, de nuevo, la finalidad del club de lectura: disfrutar doblemente de la lectura.

Mdelaté, brrrrrbrrrrr! ¡Cómo envidio tu capacidad de leer tan rápido, de que te enteres antes que yo de las cosas, que no sé aún a dónde vamos a ir a parar con estos judios y gentiles que luchan por sus sueños, por sus vidas, como cada uno de nosotros en cada una de nuestras realidades y tú ya has saboreado el final!

Y, así, por atrasadita, el parrafo que has elegido :
" Penetrar en el interior del prójimo era una habilidad o capacidad que el Sueco no poseia. No tenia la combinación de esa cerradura"
Claro, aún no lo he leido, pero
tiene en sí la fuerza de toda una lección de la tan de moda inteligencia emocional y es que al Piliph Roth lo veo como un gran desmenuzador de almas.