jueves, 19 de junio de 2008

De por qué Tombuctú no es un simple cuento.. o sí?



Tombuctú, de Paul Auster



Tombuctú no es sólo el simple cuento sobre un perro, porque como dijo Tronky, no intenta personificar-humanizar a un perro, dotarlo de voz al estilo Walt Disney, para componer pensamientos de humanos. Mr. Bones siendo un perro, sin pretender otra cosa, representaría la visión más espontánea de las cosas, la visión ingenua de la realidad que nos guía a nosotros, los lectores, como si de un perro lazarillo se tratase, a la crítica o reflexión de lo que se expone.

Tombuctú no es sólo el simple cuento de un perro, porque, como dijo Correcaminos, nos quiere hablar de muchas más cosas que las que muestra. Nos despliega estereotipos, desde los cuales podemos viajar traspasando las mieles atribuidas al american way of life norteamericano, estilo de vida que lleva o a un mundo de estabilidad económica, de placeres materiales a cambio de ciertas castraciones, ó a una sociedad intermedia compuesta por parias, que tienen su lugar, su trozo de jardín y la caja que les ha sido adjudicada, pero que no deben dejarse ver, ni traspasar esas fronteras ó te lleva al submundo de los soñadores, los altruistas-ilusos, vagabundos que buscaron “llevar un poco de belleza a los grises y monótonos rincones del alma”, mejorar el mundo y acaban tirados en la calle rodeados de sus esputos de locura, sin poder encontrar sus sueño9s. Y entre todos ellos, los que buscando la igualdad, el triunfo sobre sus limitaciones, se lanzan a la carretera que lleva directo a Tombuctú y a las tostadoras de pan transparentes, agotados por el largo camino.

No es un cuento, porque como dijo La camarera enana, es triste y los cuentos no se hacen para ser tristes y con final triste; Tombuctú no es un cuento porque, como dijo Mdelaté, el que sea de fácil lectura, no implica que no esté escrito con gran calidad y sea profundo en contenidos. Mcorroe, también afirmó , desde su memoria de pez, recordarlo como algo más que un cuento de un perro.
Todos hablamos un poco de los círculos concéntricos, de las casualidades de la vida (de los Baños del Almirante ) y de cómo se nos aparecen de nuevo el judío, el tuberculoso que esputa sangre, el perro vagabundo y enfermo, el camino interminable en busca de un futuro mejor, el idealismo de un soñador, todo esto en analogía a lo ya “vivido” con Amós Oz, con los enfermos de Davos, con los perros de Coetzee, con la ruta de los sueños de Steinbeck, con el idealismo que lleva a Rudin a la muerte en las barricadas y esa soledad que abarca todo como abrazó a Bukoswki en su momento.

Y al fin convinimos en que Tombuctú sí es un cuento, un gran cuento, por su capacidad para fabular, inventar, imaginar o argumentar la realidad existente. Tombuctú sí es un cuento, un gran cuento, en cuanto es una maravillosa fantasía, absurda y coherente a la vez .
**Fe de erratas: Dicho lo dicho y atribuido lo atribuido, asumiendo mis carencias y mis errores, el que no esté de acuerdo y , el que estando, advierte omisiones que tire la primera palabra.

6 comentarios:

The cat dijo...

¿Hay alguna diferencia, acaso,
entre las piedras y los pasos?
¿Quién atropella primero
y quién cede el espacio
para que el otro camine?
La lentitud del hombre,
su torpeza
y la existencia azul de los silencios
se funden quietamente,
se hacen polvo,
tierra y sedimento.
¿Y qué pregunto ahora, si ya sé cómo se llega?
Un lamento a la izquierda,
dos cuadras adelante
y al final
unos se van camino adentro,
otros se pierden y se olvidan.
Queda la piedra, el árbol,
la nostalgia
y la soledad absurdamente vieja de los niños…
Entre flores y hormigas se abren puntos invisibles
por donde envejece la alegría.
¿Quién atropella primero,
quién se lanza, quién se queda, cuál de los tontos
y de los tantos?
Quiero saber de uno más que aún se atreva.

Mdelaté dijo...

Una vez más tu exégesis me parece muy ilustrativa. Y otra cosa, ¿cuando no pones firma en las poesias, son tuyas?

McCorroe dijo...

Cada día estoy más orgullosa de lo que mi "corroe" si lo que leo es de esta profunda e inquietante belleza.

The cat dijo...

Perdón por lapsus de no poner autora. ESto tan bello es de Viviane Nathan.

The cat dijo...

Perdón por lapsus de no poner autora. ESto tan bello es de Viviane Nathan.

viviane nathan dijo...

hola!
gracias por publicar uno de mis poemas! saludos.