miércoles, 25 de junio de 2008


He leído por ahí, que cuando le pidieron que expresara en pocas palabras qué había querido mostrar en su trilogía U.S.A., Dos Passos dijo: “Captar el habla de la gente”. Yo creo que de momento también podríamos decir esto mismo al respecto de Manhattan Transffer. Por ahora, en lo que llevo leído, no me puedo pronunciar, sólo decir que me recuerda al trabajo de un entomólogo con sus mariposas clavadas sobre un corcho; así nos está colgando en sus páginas personajes al modo de insectos-mariposa. Quizás luego venga la disección.

Nuestro recién abandonado, William Faulkner afirmó: “El propósito de cualquier artista es detener el movimiento, que es la vida, por medios artificiales y mantenerla fija de modo que cien años más tarde, cuando un desconocido la mire, pueda volver a moverse, ya que es vida”. Quizás esto también valdría para definir la obra “entomológica” que estamos leyendo.
Pd.: A propósito esta noche ¿dónde es la entomopraxis?
Porque ...¿no será en el Flatiron Building?

5 comentarios:

La camarera enana dijo...

La reunión de hoy será en mi casa

tronky dijo...

La próxima reunión es en mi casa.Miércoles día 2 de julio

The cat dijo...

¿Nadie opina nada?
Es un poco tristón esto,
Es por mí?
Es por el calor?
Es por el color?
Es por el valor?

....________ò.ó

Mdelaté dijo...

Creo que lo que dice Faulkner es la misma sensación que tengo cuando empiezo un libro, para mi es como si estuviera todo parado, dormido a la espera de que yo o cualquier lector abra la primera página y empiece a leer, es entonces cuando todo despierta y se pone en marcha una y otra vez, y empiezan las historias y la vida como si fuera la primera vez.

Mdelaté dijo...

No te rayes The cat, son las circunstancias de cada cual las que nos llevan a estos lapsus.