lunes, 21 de enero de 2008

Humildemente cronopio


Un cronopio pequeñito buscaba la llave de la puerta de la calle en la mesa de luz, la mesa de luz en en dormitorio, el dormitorio en la casa, la casa en la calle. Aquí se detenía el cronopio, pues para salir a la calle precisaba la llave de la puerta.

Para Coyotes, Correcaminos, Teresa, Amparo... encuentren la llave del Blog, su Blog

6 comentarios:

Maris dijo...

¿Este cronopio es tuyo o es del titular? De todas formas, simplemente genial.

The cat dijo...

El cronopio pequeñito buscaba la fama, se escondió en un agujero profundo y a lomos de una gran araña convenció al mundo de que no era nada y así fue el cronopio más famoso sin ser fama.

The cat dijo...

Uno es mio, otro no,este sí, este no,margarita del rosal, miel sobre hojuelas a quien lo lea y no le vea
la colita al corre-vuela.

louise dijo...

Cronopio qué significa?. dimelo tú, the cat, para empezar el nombre se las trae, estais en el pasa palabra?

The cat dijo...

CRONOPIOS VS FAMAS
Los cronopios y famas son figuras literarias que creó JULIO CORTAZAR, con ellas hacía una llamada a la imaginación más total. He encontrado una página donde lo explican mejor que yo y que dice:

Los poetas de todos los tiempos, y sobretodo bajo el sistema de producción capitalista, se han caracterizado por una triste y oscura soledad que los obliga a crear nuevos mundos donde la poesía se torna colectiva y las cosas tienen nuevos nombres, victoriosos, que vistos de cerca, representan una ruptura total con la agonía.

Los poetas sueñan, desde el fondo de su sangre, una sociedad poética colmada de Eros y libertad; y el CRONOPIO es el ciudadano de una sociedad de ese talante, es una clase social o estado del espíritu que permite hacer de la poesía una conciencia real dentro de un espacio y tiempo determinados. El CRONOPIO es la oportunidad que se da el hombre para hacer de su sociedad una obra de arte, un poema genial, conciencia de la necesidad de ser poetas como colectividad y como humanidad.

Por eso es que actualmente los FAMAS, amigos del poder y de la señora seriedad, viven molestando, burlándose y rompiéndole el alma a los CRONOPIOS que buscan ocupaciones raras, felices, basadas en lo extraordinario. En tanto sedientos de lo fantástico, los CRONOPIOS vienen a ser vulnerados, en términos de su ensoñación objetiva, léase libertad, por las costumbres viejas y arrugadas de unos FAMAS que temen caerse de espaldas o que etiquetan los recuerdos y los cuelgan de las paredes de la sala.

Pd. Siguiendo tu idea del pasapalabra podríamos jugar al pasacronopio/pasafama.

Maris dijo...

Yo, tomo el testigo. Ya lo enía. Lo cuelgo como artículo que aquí no sé puedo colgar imágenes. Ahí va mi cronopio.