sábado, 24 de mayo de 2008

He sentido el milagro de Faulkner

Sobre Santuario, de Faulkner

Te he oído, a ti, The Cat, por ejemplo, contarnos cómo bailas y te meces al son de la magia de la hilazón de unas bellas palabras que formarán o no, una gran historia y a otros cómo os emocionais. Yo más bien siento un pinchazo, un pinzamiento, un pellizco, una descarga, un escalofrío, un estremecimiento; todo a nivel de piel, un milagro.
Y eso lo he sentido tantas veces, tantas, aunque esporádicas, tantas de infancia, tantas de adolescencia -parece que voy camino de componer una canción-, pero bueno, tantas juventudes y tantas madureces.
Y el milagro se ha vuelto a obrar. Leo los capítulos de la relación del abogado Horace Benbow con Ruby, una mujer siempre al servicio de los demás sin pedir nada a cambio como se demuestra en el hecho de llegar a una casa fría y deshabitada y encender el fogón, sin preámbulos, una mujer de papel mágico/trágico en la novela, el descubrimiento/deslumbramiento que siente Horace, quizás un tanto morboso, la estupefacción que siente ante el niño gimiente y sudoroso, ese ser inerte, tan mustio pero que la llena tanto, al que envuelve con su mantita tan mustia como él mismo, la preocupación sincera aunque sin tino por parte del abogado de si su estado no será debido a que lo carga siempe en su regazo; la imposibilidad de enterder de Narcissa, su hermana, el romanticismo al que opta Horace en el virage de su vida al separarse de su mujer, Narcissa, toda insana sensatez y su empeño por reconducirlo por el camino recto y antiguo; la vieja y sabia señora Miss Jenny con sus siempre acertadas apreciaciones de la vida… todos me han hecho sentir la magia y el pellizco de una historia desbordante de vida.
Perdonad, soy un poco histriónica para contar mis sentimientos lectores, ya lo sabéis, pero tengo absoluta necesidad de hacerlo, de expandirme y salpicar, y ahogaros con mi deslumbramiento, con mi perorata.

11 comentarios:

tronky dijo...

estoy en pruebas

Mdelaté dijo...

Indiferente no deja, eso está claro, que es un milagro más de los que a veces nos ofrece la literatura, también. Ahora, yo creo que Ruby no es simplemente una mujer al servicio de los demás sin pedir nada a cambio, yo creo que es una mujer alienada, que está acostumbrada a ser utilizada y maltratada y ve normalidad donde hay vejación. Po otraparte tenemos que tener en cuenta que está escrito por un hombre de la primera mitad del siglo xx. Y ahora que digo esto, ¿ para cuando una libro escrito por una mujer y que hable de mujeres sabiendo de lo que habla?

The cat dijo...

Desde luego creo que hemos vuelto a elegir un buen libro. Tu hablas de forma preciosa y precisa de los personajes;
Yo me estoy maravillando con sus descripciones de la luz en ese mundo de sombras y qué decir de la descripción sorda, que no sórdida, como en una ralentización de cámara en una escena de cine de la muerte de ... ahora no me acuerdo cómo se llama, Jimmy ó Tommy (no sé ahora no puedo verlo, me tengo que ir, pero ya sabéis de quién hablo).

Dew, ya seguimos, contrastando y conviniendo, que es lo mejor de todo esto.

McCorroe dijo...

Ahora que parece que hay consenso (de las de la parada, claro) el pensamiento/disfrute de que es un buen libro, a ver si para el miércoles nos entonamos/esmeramos y somos capaces, entre todos, de sacar una buena charla.
Es verdad que al ser una historia sin historia, el libro puede que no se preste a la conversación, quizá sería demasiado intimista, deberíamos preparar algo que entresacar y ser capaces de resolver la hilazón porque creo que merece la pena, algo como lo que hemos desarrollado aquí, ahora, por ejemplo.
A ver si no es un espejismo.

McCorroe dijo...

Desde luego no me he quedado a gusto con lo que he dicho y quiero puntualizar.
Punto primero: cuando hablo de consenso y somos tres, quiero decir consenso bloggiano, los demás no haceis uno por muy insistentes que nos pongamos. Ya no hay caso.
Punto segundo: cuando digo a ver si nos entonamos/esmeramos quiero decir que como en este caso las puntalizaciones de Mdelaté a mi artículo,hablando de Ruby, son precisas y preciosas y enriquece la visión del personaje que yo había dado más someramente. Muchas veces por falta de tiempo y falta de recursos, yo en este caso no he profundizado y tú, Emedelaté has sido mucho más concis y pronfunda.
Creo que en las charlas de los miércoles debemos de darnos el tiempo necesario, el que nos damos aquí, el tiempo de la reflexión y la charla sosegada, que no quiere decir necesariamente más tiempo, sino más, quizás, constancia. Muchas veces, por falta de costumbre -o llámale equis- somos incapaces de expresar lo que realmente sentimos, pero es un ejercicio que creo que debemos de intentar, la charla tranquila.
Y luego The Cat, lo mismo, cuentas el juego de luces y sombras que yo he sentido más desde tu comentario, y la muerte infructuosa de (...) yo tampoco me acuerdo de su nombre.
Seguro que dentro de un momento ya estoy arrepentida de este mismo comentario y ya tengo otro de repuesto...

tronky dijo...

yo pienso que lo que le pasa a Ruby y lo que hace es todo por amor, ama a su ganster, por necesidad o por enfermedad, pero cuando aparece Temple y tiene la sensación de que se le escapa su amor o puede irse con la joven ,trata de impedirlo creo que no solo por cuidarla sino también por si la deja, y despues cuando lo cogen preso lo sigue hasta carcel con ese niño triste y enfermizo que tiene. La verdad es que es un buen libro , quizá un poco ambiguo al principio pero que te atrapa y lo cierto es que no puedes parar.Me voy que ytengo una madre esperando para tutoria, perp respecto al libro: no puedo parar, no puedo parar ,no puedo........

Anónimo dijo...

Un lapsus, ¿Hasta qué página o capítulo hay que leer?
Soy yo.

McCorroe dijo...

Soy yo, hasta la 230 aprox.

Anónimo dijo...

Gracias, tú.

louise dijo...

Perdonad que no me conecte y no acuda a las reuniones, pero he tenido verdaderos problemas en conseguir el libro; de hecho, todavía no lo tengo, por lo que no puedo hacer comentario alguno sobre él. Por lo que contáis de él, suena interesante y voy a ver si hoy ya me lo han traido dónde lo tengo reservado.
Propongo, ya que se ha comentado la posibilidad de leer uno escrito por una mujer, qué tal "Los crimenes del número primo", de Reyes Calderón (catedrática de la Universidad de Navarra, y que me han recomendado.

Una que no se olvida del club,
Saludos a tod@s.

Louise

tronky dijo...

Entrndo por los blogs de Faulkner, me encuenro en uno de cine que este autor tiene infinidad de guiones hechos por él y basados en sus novelas, acabo de ver que santuario tiene dos películas una de 1933 llamada Secuestro y la actriz que encarnaba a la incontenible Temple Drak era una tal Miriam Hopkins(su padre la conocerá) y la otra de 1961 se llamaba Requiem por una mujer y en ella Temple era Lee Remick hay muchas mas pelis El largo y cálido verano y muchas de cine negro ,a la noche os las enseñaré ,tambien os daré los nuevos libros bueno chao.